El campesino y el dragón

El campesino y el dragón

Un día, un dragón que volaba de vuelta a casa quedó atrapado en una violenta tormenta. El viento aullaba y la lluvia caía con tal fuerza que incluso los robles más resistentes fueron arrancados y derribados como paja. A pesar de su gran tamaño, el dragón fue golpeado en todas las direcciones y al final se perdió en la oscuridad. En vano intentó y volvió a intentar levantarse sobre la tormenta, luchando con todas sus fuerzas contra los elementos, pero al final, vencido por el cansancio, cayó exhausto al suelo.

Mientras yacía inconsciente en el barro, un campesino que vivía en una humilde choza cercana pasó caminando.

Al ver al monstruo, que estaba tan quieto que parecía muerto, el hombre, que se llamaba Lucas, sintió pena por él. Se acercó al cuerpo inerte y vio que el dragón aún estaba vivo. Con la ayuda de su caballo trasladó al dragón a un retrete que servía de granero. Luego hizo que el dragón se sintiera cómodo y lo cubrió con una manta parchada, y entró corriendo a la casa para pedirle a su esposa que preparara algo de comida caliente. Ella estaba aprensiva.

«Estás loco si quieres darle comida y refugio a una bestia así. Harías mejor en matarlo y entonces el rey nos dará una recompensa por su piel».

«Silencio, mujer», respondió Lucas. «El dragón es débil y enfermo, y no es cristiano negar ayuda a los enfermos, de cualquier raza a la que pertenezcan.»

«¡No seas estúpido!» exclamó su esposa. «Esta criatura no es cristiana, ni tampoco es un hombre. Te comerá en cuanto esté mejor».

Sin prestar atención a la advertencia de su esposa, el campesino se dedicó a alimentar y cuidar al animal. Como resultado de sus esfuerzos, el dragón pronto se recuperó y agradeció al campesino por salvarlo.

«No hay nada que agradecerme», contestó el buen hombre. «Todos somos criaturas de Dios».

«Aun así, muchos hombres en su posición me habrían matado y vendido mi piel, que es muy valiosa.»

«Todo hombre que se aprovecha de los caídos debe ser muy malo. Tal comportamiento no es propio de un caballero», respondió el campesino.

Al oír las palabras de su marido, la esposa, que estaba escuchando en la puerta, se echó a reír.

«Mira a este tonto, que se da los aires de caballero cuando es un pobre», exclamó desde su escondite. «No hablarás así cuando los recaudadores de impuestos vengan y se lleven nuestro caballo porque no hemos pagado nuestros impuestos.»

«No es el honor, no la riqueza, lo que hace de un hombre un caballero», contestó el digno Lucas en voz baja.

Sin embargo, el dragón escuchó la conversación y, al notar la pobreza del campesino, le ofreció una recompensa por sus problemas.

«No pude negarme a nada de oro, porque el recaudador de impuestos viene pronto y no tengo con qué pagarle. Pero no es por eso que te ayudé, amigo -dijo el hombre-.

«Lo sé, pero ahora que soy lo suficientemente fuerte para volar a casa, ven a mi cueva y elige lo que quieras. Lucas se subió sin miedo a la espalda del dragón, pero su esposa le rogó que no confiara en él.

«Cuando estés en medio del bosque, él te comerá», gimió ella, «y yo me quedaré solo.»

El dragón llevó al campesino a su cueva y allí lo entretuvo durante tres días. Cuando llegó el momento de volver a casa, el animal cargó un enorme saco de oro y piedras preciosas en su espalda como regalo, y llevó a Lucas de vuelta a su choza.

«Ven a verme cuando te encuentres mal», dijo en la despedida.

Lucas encontró a su esposa triste y vestida de luto, porque creía que estaba muerto. Con los regalos del dragón la pareja pudo comprar una hermosa granja con muchos animales, pero la esposa comenzó a ser extravagante, y un día le dijo a su esposo:

«Si tuviéramos un poco más de dinero, podríamos comprar buenas tierras y emplear a otros para trabajar en ellas, y entonces, cuando tengamos un hijo, podría ser caballero. ¿Por qué no le pides al dragón un poco más de oro?» Lucas se negó, pero al final cedió y cuándo ver al dragón. La criatura pensó que era una buena idea, y estaba encantada de poder ayudar a su amigo una vez más. Pero entonces apenas pasó un año y la esposa insistió:

«Si pudiéramos comprar un castillo y algunos pueblos, nos convertiríamos en condes.» Lucas, cansado de las molestias de su esposa, fue una vez más a ver al dragón en su cueva, y éste accedió a su petición. La pareja recibió un ducado. Poco después, la esposa quiso ir a vivir a la corte.

Un día, la nueva duquesa vio a la reina llegar en su carruaje de oro, vestida de seda, con farthingales de plata y con fabulosas joyas.

Sus ojos brillan con ambición, dijo:

«Mi buen Lucas, se me ha ocurrido que cuando tengamos un hijo, si hay una guerra, tendrá que ir al frente como oficial, y podría morir en combate. Sería mucho mejor si nos convirtiéramos en monarcas para que nuestro hijo corriera menos peligro. Tu amigo el dragón nos concederá este deseo.»

«No digas tonterías», respondió. Su esposa lloró y le suplicó hasta que finalmente Lucas decidió visitar al dragón que le saludó calurosamente.

«Amigo -dijo el dragón después de escuchar su historia-, tu esposa es demasiado ambiciosa. Ella nunca te dejará en paz. Nunca tendrá suficiente y siempre querrá más, pero yo tengo la respuesta. Entra en la cueva.»

Y el dragón llevó a su huésped a una acogedora habitación donde hermosas mujeres jóvenes cantaban y bailaban.

«Ahora eres mi prisionero. Estas chicas te harán compañía y se encargarán de que todos tus deseos se cumplan, porque son mis esclavos, pero no podrás salir de la cueva si no es en mi compañía y no volverás a ver a tu esposa».

Desde entonces, el buen hombre vivió felizmente con el dragón y las doncellas. En cuanto a la esposa de Lucas, tuvo que vestirse de luto, convencida de que su marido había sido finalmente devorado por el monstruo, tal y como ella lo había predicho desde el principio.

Información relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consulta la política cookies.    Ver
Privacidad