El Cuelebre

El Cuelebre

En una cabaña de un pueblo austriaco vivía una doncella muy hermosa, que era vana y soñaba despierta para siempre. Pasaba horas y horas peinando su largo cabello junto a un manantial, y no había nada que le gustara más que admirar su hermoso reflejo en el agua límpida de la piscina. En vano su madre y su abuela le advirtieron: «Es peligroso peinarte antes de la primavera. Ten cuidado, porque si un pelo cae y encrespa la superficie del agua, el espíritu del manantial te hechizará».

«Cuentos de viejas», gritó la chica, «no hay espíritus en la fuente». Pero la chica estaba muy equivocada. En la piscina vivía un espíritu muy poderoso, una de esas ninfas de los arroyos y montañas que abundan en la mitología asturiana. El espíritu observaba con enojo cómo la niña pasaba todo el día peinándose, sin ayudar a hilar la lana ni a amasar la masa. No había podido hacer nada al respecto, ya que la niña no volteaba el agua de la piscina, sino que pacientemente la ninfa esperaba su oportunidad.

Entonces un día, uno de los pelos dorados de la niña cayó al agua y la ninfa, vestida con un manto de agua verde, se levantó airada de la piscina.

«¿No te advirtió tu madre que no voltearas el agua?», preguntó en voz muy baja.

«Un cabello tan hermoso como éste no molesta al agua», contestó la orgullosa doncella.

«Voy a embrujarte para castigarte por tu orgullo», dijo el espíritu. Descalza, su largo cabello dorado adornado con perlas y una corona hecha del reflejo de la luna, se posó sobre la hierba junto a la piscina. Frunciendo el ceño, declaró: «Te estoy convirtiendo en un cuelebre. Sólo volverás a ser una doncella si encuentras a un caballero que sea tan valiente que no te tenga miedo y que tenga un corazón tan puro que te encuentre hermosa.

Inmediatamente el cuerpo de la niña creció a un tamaño enorme y se cubrió de escamas de colores. Su cabello dorado se convirtió en crestas y dos alas brotaron de sus hombros. Con un aullido de desesperación, el cuelebre se escabulló llorando y se escondió en una cueva junto al mar.

Como todos los jóvenes que ponen sus ojos en el cuelebre tienen miedo, la niña orgullosa que fue embrujada por el espíritu aún vive en su pequeña cueva a la orilla del mar, esperando al caballero que la encontrará hermosa, para que pueda volver a ser una doncella.

Información relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consulta la política cookies.    Ver
Privacidad