El guardian de los dragones y el Cristal de Lunus

El Guardian de los dragones y el cristal Lunus es el primer capítulo de la saga escrita por Verónica Garreffa y publicada el 28 de enero de 2016 por Bibliotheka Edizioni. La obra, dividida en dos volúmenes, es una Fantasía épica, con todas las características del género, excepto un detalle: no existe la clásica batalla entre el Bien y el Mal, sino que el objetivo es establecer el equilibrio entre ambos. Esta última es una fuerza única, encarnada en la Esperanza, la protagonista de la historia, que se enfrentará a un viaje físico, pero sobre todo psicológico, antes de estar preparada para luchar contra el enemigo. De aquí se deduce que The Dragon Guardian, además de ser una aventura de fantasía, es también una historia de entrenamiento y crecimiento personal, porque todos los protagonistas, de principio a fin, siguen una evolución psicológica y espiritual. El segundo capítulo de la saga The Dragon’s Guardian and the bounty hunters está siendo escrito, seguido por The Dragon’s Guardian and the Third Moon. Después de la primera trilogía, están previstos dos libros más para concluir la saga.

Resumen de la parcela de El Guardian de los dragones y el cristal Lunus

La historia está ambientada en Erasmen, un planeta lejano, habitado por criaturas fantásticas y caracterizado por fenómenos particulares influenciados por el misterioso poder liberado por las dos lunas que orbitan a su alrededor. La historia gira en torno a una leyenda, según la cual, hace dos mil años, el único guardián que existió tras la extinción de los dragones, dio a luz a la última de estas criaturas, Lunus, y transmitió el equilibrio entre el bien y el mal. Antes de morir, cercó sus poderes en un cristal y lo confió a la familia real del reino de Gob, anunciando esta profecía: la persona que nacería poseyendo Equilibrio por naturaleza, despertaría los poderes del cristal y comenzaría el proceso de renacimiento de los Dragones similares a Lunus, para llevar al planeta a la paz, Esperanza Edison es esta persona, porque nació de una criatura buena y otra mala. Tiene diecisiete años y sabe que ha sido adoptada, pero no es consciente de sus verdaderos orígenes. La vida en la Tierra le ha enseñado a mantenerse alejada de los matones, pero la ha mantenido completamente alejada del guerrero fuerte y sabio que debería haber sido. Y todo lo que se le diga a la niña sólo afectará a su frágil carácter y derribará sus pocas certezas. Por primera vez en su vida, Hope tendrá que asumir enormes responsabilidades, lanzándose a lo que, al principio, le parecerá su única locura… La presencia de Hope es fundamental para cumplir una misión, por lo que la chica partirá hacia Erasmen, donde se encontrará con sus compañeras: todas personas diferentes entre sí, cada una con sus propias habilidades. La misión es encontrar a la princesa Kleida, heredera del trono de Gob. Después de un viaje aventurero, lleno de vicisitudes y encuentros especiales en entornos fantásticos, los secretos son revelados por un Oráculo: fue Lunus, el legendario Dragón, quien secuestró a la princesa para atraer a Hope y hacer que el Guardián usara los poderes del Cristal de Lunus para revivir a los Dragones. Lunus ha estado oculto durante dos milenios, pero las cosas en Erasmen están a punto de cambiar, y las razas del planeta siempre han sido divididas en buenas y malas por la estricta política de los Senadores Imperiales. Los dragones son las únicas criaturas capaces de encarnar el Equilibrio y guiar a los Erasmen hacia una coexistencia pacífica, sin distinción. Un terrible mago conspira para tomar posesión del cristal de Lunus y volverse invencible. Los nuevos héroes están destinados a difundir el cambio y a luchar contra el enemigo.

Dragones en el pasado de Erasmen

Antes de su extinción, dos mil años antes de los hechos narrados en el libro, los dragones también vivían de Erasmen. Son criaturas aladas, cuadrúpedas, con sus cuerpos cubiertos de escamas, y son capaces de vivir durante milenios. Pueden hablar, pero utilizan un idioma que nadie puede aprender y entender. Las creencias dicen que poseían poderes, incluso secretos y misteriosos. En el momento de su existencia, estaban divididos en dos categorías distintas: los blancos, de naturaleza benevolente, y los negros, oscuros y dedicados al mal. La primera tenía una crin gruesa, comenzando por la cabeza y descendiendo por todo el cuerpo hasta la punta de la cola; la segunda tenía grandes cuernos y una cresta afilada en la espalda. Estas criaturas no fueron vistas favorablemente por la gente de Erasmus. Los Dragones Negros devastaron pueblos con su naturaleza indomable, eran criaturas completamente instintivas, y su llama era imparable; los Dragones Blancos eran demasiado buenos para ser usados en combate, tenían miedo de volar y no hacían nada para contrarrestar sus opuestos. Además, su misterio, debido a sus supuestos poderes y a su extraño lenguaje, había propagado gradualmente el temor de que los dragones algún día someterían a todo el planeta. Así que el Gobierno Imperial decidió exterminarlos.

La Leyenda del Cristal de Lunus

Que los Dragones hayan vivido realmente es un hecho documentado por los libros de historia de Erasmen. Lo que se ha convertido en una leyenda popular con el paso del tiempo es la existencia de un hombre, de nombre desconocido, que fue capaz de comunicarse con los Dragones, de usar sus propios poderes y de percibir su aura, como si fuera uno con ellos. Tras su extinción, se había entregado a una vida de ermitaño, tanto como su desesperación, hasta que un día, ya viejo, encontró, escondido en un valle, a dos Dragones que habían escapado de la captura. El destino quería que uno fuera blanco y el otro negro. En ese momento, el hombre decidió usar sus poderes para unir a los dos Dragones en uno solo. Estaba convencido de que si esas criaturas no hubieran sido ni demasiado buenas ni demasiado malas, no sólo seguirían vivas, sino que representarían una guía sustancial para la gente de Erasmen. Antes de su muerte, el hombre cercó sus poderes en un cristal que confió al gobernante del reino de Gob, formulando la profecía de que, un día, una criatura nacería tanto buena como mala, que usaría los poderes del Cristal de Lunus para revivir a los Dragones.el cristal fue entregado a cada heredero que ascendió al trono de Gob. Sin embargo, la historia vinculada a ella se convirtió en una leyenda, mientras que Lunus desapareció en el aire. Nadie sabía que el Dragón se había escondido, esperando a su siguiente Guardián.

Lunus

En los acontecimientos narrados en El Guardian de los dragones, el Dragón al que se hace referencia es Lunus. El color plateado de sus escamas recuerda al de la luna, de la que deriva su nombre. Tiene cuatro patas con garras afiladas y brillantes, y dos grandes alas diáfanas. Una melena suave y blanca comienza desde la cabeza y corre a lo largo de la espalda, hasta que termina en la punta de la larga cola. Los ojos son de color verde esmeralda, como los de Hope. La lengua que habla, la de los Dragones, tiene un tono fluido, seguro, pero al mismo tiempo dulce, y su sonido se compara con el susurro del viento. Sus palabras parecen impronunciables, de hecho sólo la Esperanza, como Guardián, es capaz de usar este idioma. A lo largo de la historia, es citado varias veces como el único Dragón que existe en Erasmen, pero sólo en un momento dado se le puede conocer físicamente: cuando los protagonistas llegan al Valle de los Dragones y cuando Lunus viene al rescate de la Esperanza, en la batalla más importante de este libro.

Dragones en el futuro de Erasmen

Cuando la Esperanza puede finalmente activar los poderes del Cristal de Lunus, comienza el proceso de renacimiento, en el Valle de los Dragones, un lugar nacido y accesible sólo para el Guardián. En el segundo capítulo de la saga, veremos los primeros resultados, con la aparición de un huevo con tonos rojo fuego. Inicialmente los huevos serán el resultado de la magia liberada por el cristal, luego los dragones se reproducirán entre sí, dando origen a nuevas especies, todo ello con el Equilibrio entre el Bien y el Mal. No habrá más Blancos y Negros, pero cada Dragón se referirá a un determinado elemento (agua, aire, tierra, fuego, electricidad, etc.), asumiendo las características.

¿Por qué Dragones?

Hay una razón muy específica por la que los dragones han sido elegidos como criaturas que pueden encarnar el Equilibrio. Muchas culturas, especialmente las orientales, siempre han visto a este fantástico animal como benevolente, un símbolo de sabiduría y protección. Para la cultura occidental, sin embargo, especialmente con el advenimiento del cristianismo, el Dragón se identifica con el mal como un monstruo peligroso contra el que luchar. El Dragon Guardian une las dos culturas, haciendo de esta criatura la encarnación del Equilibrio entre el Bien y el Mal.

Biografía de Verónica Garreffa

Nacido en Génova el 12 de septiembre de 1995. En la escuela primaria asistió a una escuela de monjas, por lo que conoció y se mantuvo en estrecho contacto con la religión cristiana. A lo largo de los años ha ampliado sus horizontes y abierto su mentalidad leyendo muchos libros, hasta que se acercó a la cultura oriental, especialmente al budismo.

Siempre ha sido una apasionada del género fantástico, gracias a The Infinite History, su mayor fuente de inspiración. De hecho, en la obra La Guardiana dei Draghi se pueden ver las similitudes entre Lunus y el Fortunadrago. Sobre todo, de este libro aprendió cómo una fantástica aventura en un mundo imaginario puede estar llena de alegorías y temas extremadamente profundos. De niña se dio cuenta de que la escritura era su actividad favorita, también gracias a las críticas de libros y películas, que en la escuela le dieron la tarea. De ahí su deseo de convertirse en periodista y escritora, por lo que comenzó a aprovechar cada oportunidad de aprender el oficio. En el bachillerato asistió al curso de idiomas, donde también conoció a profesores que la ayudaron a desarrollar su pasión. A los dieciséis años, después de un período difícil, empezó a escribir La Guardiana dei Draghi (La Guardiana de los Dragones), revelando todo lo que la vida y la lectura le habían enseñado hasta ese momento. A los dieciocho años realizó su primera experiencia periodística, colaborando con una revista cultural en Milán. Mientras tanto, llegó el momento de obtener su diploma de bachillerato y luego se matriculó en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de Savona. Dos grandes novedades han estado en escena desde septiembre de 2015: comenzó a colaborar con una revista de cocina en línea de una periodista genovesa, que todavía le enseña el oficio; además, después de muchas peticiones a varias editoriales, llega una propuesta de publicación. El 28 de enero de 2016 se publicó El Guardian de los dragones y el cristal Lunus y se estaba preparando La Guardiana dei Draghi e i cacciatori di taglie.

Información relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consulta la política cookies.    Ver
Privacidad